Fundamento – porqué

  • Argentina

    • Superficie: 2.780.400 km²
    • Población: 44.044.811
    • Densidad pobl.: 5,84 hab./km²
    • PBI: USD 927.875 millones
    • PBI p. capita: USD 22.404

Densidad poblacional

A pesar de una rica y gran diversidad de recursos naturales (petróleo, gas natural, carbón, metales nobles, sales) y una producción agrícola ganadera importante debido a las peculiaridades geográficas, según datos oficiales, aproximadamente la tercera parte de la población argentina vive por debajo del límite de pobreza. Según datos no oficiales son aún muchos más.

Desde la época colonial la Argentina exporta minerales y alimentos. Los puertos como Rosario y Buenos Aires tenían una gran demanda laboral e incentivaban a ciertos sectores de la población del interior de las provincias a migrar a las urbes en busca de mejores condiciones de vida. Durante los últimos 30 años, por diferentes políticas internacionales de agro exportación, esta demanda de alimentos y de trabajo se concentró en pocas manos privadas dejando a muchas familias sin trabajo. En los últimos años, las familias provenientes del interior, han sido empujadas a los centros urbanos por el avance de la mega minería y del monocultivo de soja principalmente.

Al llegar a las ciudades, las familias que no cuentan con recursos económicos y capacitación no son absorbidas por el mercado laboral, quedando en situación de marginalidad, estableciéndose en sitios habitacionales de gran precariedad tales como “Villas Miserias” (barrios urbano-marginales), careciendo de los servicios más elementales. Las familias de las villas miseria viven en condiciones de hacinamiento, y en la gran mayoría de los casos sin acceso al sistema de abastecimiento, de agua potable, de recolección de basura, de salud, de educación, etc.

Estas circunstancias tienen un efecto especial en la vida de los niños y jóvenes que forman la mayor parte de los habitantes pobres. Según del INDEC (Instituto Nacional de Estadisticas y censos de la Argentina), el 47% de los niños argentinos menores de 14 años son pobres. Solamente un 60 % de todos los niños argentinos terminan la escuela, más de 422. 000 niños la dejan después de la primaria. La tasa de trabajo infantil se sitúa en un 31%.

Pobreza e Indigencia por personas. INDEC 2017

Este tipo de estadísticas sobre pobreza, indigencia, desnutrición, etc. van siempre en crecimiento en una Argentina dónde cada vez que hay una crisis económica las villas se multiplican y dónde políticamente es más importante tener un auto con el tanque lleno de biodiesel que un niño bien alimentado.

El abandono social y la falta de oportunidades generan en muchos casos el cirujeo, violencia familiar, vicios, delincuencia, etc. Una degradación del individuo con la pérdida de sus valores y su dignidad. En estos barrios marginales se encuentran familias con más de seis generaciones de desnutridos, anémicos, con malformaciones físicas y discapacidades.